DEMORAS

  • Se trata de hacer un elogio de aquellos espacios, de ayer y de hoy, en los que la mejor arquitectura nos invita a “demorarnos”, por el puro placer y el simple gozo de permanecer en ellos, y nos provee, con sus ponderadas “pausas”, el equilibrio que conviene al ritmo frenético de la vida humana en sociedad y sus “prisas”.

    Inscripción

 

Deja un comentario

 

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *